Vano

Proyecto: Colectivo Gatochino

Federico Batisttoni - Nacho Correa - Tatiana Garat - Vera Garat - Santiago Turenne

Selección en Primer Festival de intervenciones Urbanas Intendencia de Montevideo

Vano se propone como un acontecimiento que devuelve a través del extrañamiento la posibilidad de reconocer aquello que está ahí pero que se ha vuelto invisible, que ha desaparecido en nuestra percepción de la cotidianidad. El humo hace visible y se desvanece como una señal que se encarga  intermitentemente de guiarnos hacia una nueva mirada de aquello que ya habíamos dejado de percibir.

 

En un tiempo en el que la aceleración y saturación son parte de nuestra cotidianidad, en el que la superposición y prontitud nos aleja de la conexión con el presente, es necesario reconectar, volver a los gestos simples de encuentro y contemplación. En Vano se buscará a través de señales de humo emitidas en distintos momentos del día, congregar la atención de testigos casuales. Un gesto primitivo, una humeada de color púrpura que se despega desde lo alto de la cúpula del Edificio Soler se transformará en una señal que nos reúna y nos vuelva a conectar más allá del ritmo cotidiano y del punto de vista desde donde lo estemos mirando. Esta propuesta estética, significativa y conmovedora por su simpleza y magnetismo visual, por un lado nos convocará a reconectar con el emblemático Edificio Soler y por el otro nos invitará a conectarnos con lo natural, con lo efímero y lo desvaneciente.   

 

El Edificio Soler “Construido en la década del 30, por el Arq. Carlos Pérez Larrañaga, como casa central de la conocida tienda Soler, en una privilegiada ubicación, respondía con su contundente volumetría y su llamativa torre a un doble propósito: por un lado, a una fuerte necesidad de comunicación –coherente con su propio carácter comercial – y, por otro, a la voluntad de brindar una imagen adecuada al ambiente urbano circundante, caracterizado por el –en ese entonces recién inaugurado – Palacio Legislativo y sus alrededores, pensados como remate de la avenida Agraciada.”

 

Desde el punto de vista formal la emisión del humo se proyectará desde las alturas del edificio y se desvanecerá en el cielo incitándonos a ampliar nuestra mirada y agudizar nuestra percepción. Esta cualidad del humo con un principio concreto y denso en color, pero que progresivamente transforma su materialidad hasta desaparecer será un llamador para agudizar y hacer zoom in en nuestra sensación, tomarnos un tiempo para parar, mirar y conectar con el espacio, el cielo y la inmensidad.  

 

“La aceleración actual tiene su causa en la incapacidad general para acabar y concluir. El tiempo aprieta porque nunca se acaba, nada concluye porque no se rige por ninguna gravitación. La aceleración expresa pues que se han roto los diques temporales. Ya no hay diques que regules articulen o den ritmo al flujo del tiempo, que puedan detenerlo y guiarlo, ofreciéndole un sostén, en su doble sentido, tan bello.”


Elevar la mirada, volver a mirar hacia arriba, y ver las cosas por primera vez. Generar un extrañamiento y un punto de encuentro a la distancia será el gesto fundamental de Vano. Parafraseando a Merleau Ponty, volver a las cosas mismas.